El Almidón resistente un ingrediente que ayuda a prevenir el cáncer

El almidón resistente, que se encuentra en una variedad de alimentos como la avena, pasta, arroz, guisantes, frijoles y plátanos verdes, puede reducir el riesgo de cáncer, según un estudio realizado por investigadores de las Universidades de Newcastle y Leeds.

El ensayo internacional, llamado CAPP2, publicado en la revista Cancer Prevention Research en el que participaron casi 1000 pacientes con síndrome de Lynch de todo el mundo, mostró que tomar una dosis regular de almidón resistente, también conocido como fibra fermentable, durante un promedio de dos años redujo la incidencia de cáncer en más de la mitad, especialmente de tumores del tracto gastrointestinal superior, incluido el cáncer de esófago, estómago, vías biliares, páncreas y duodeno.

El efecto también duró diez años después de que se suspendió el suplemento. De hecho, durante el período de seguimiento, hubo solo cinco casos nuevos de cáncer gastrointestinal superior entre los 463 participantes que tomaron el almidón resistente, en comparación con 21 de los 455 participantes que tomaron el placebo.

Se encuentra de forma natural en los guisantes, los frijoles, la avena y otros alimentos ricos en almidón se puede tomar como un suplemento en polvo y. La dosis utilizada en el ensayo fue equivalente a comer un plátano al día. El almidón de los plátanos se resiste a descomponerse y llega al intestino, donde puede cambiar el tipo de bacteria que vive allí”, dijeron los expertos.

Almidon resistente como fibra dietética

El almidón resistente es un carbohidrato que no se digiere en el intestino delgado, sino que fermenta en el intestino grueso y alimenta a las bacterias intestinales beneficiosas, actuando como fibra dietética en el sistema digestivo.

“Creemos que el almidón resistente puede reducir el desarrollo del cáncer al alterar el metabolismo bacteriano de los ácidos biliares y reducir los tipos de ácidos biliares que dañan nuestro ADN y, en última instancia, conducen al cáncer. Sin embargo, esto requiere más investigación”, dijo el Dr. Ph.D. Say .

Cómo crear almidon resistente en los alimentos

Ocurre de forma natural en algunos alimentos como el plátano macho, el mango o la papaya verde (es decir, sin madurar). Pero también podemos “crearlo” en función de cómo se cocina en otros alimentos, como papas, batatas, tapioca, arroz (blanco, basmati o jazmín) o lentejas rojas, garbanzos y avena.

Para hacer almidón resistente en estos alimentos: tenemos que hervirlos (en el caso de las patatas o boniatos, preferiblemente con piel) y dejarlos enfriar en la nevera durante 24 horas antes de consumirlos. Eso sí, no debe recalentarse más allá de los 13º o perderemos esas características.

Al cocinar y luego enfriar la comida durante 24 horas, se supone que el almidón gelifica, brindándonos estas propiedades o beneficios de AR.

Teniendo esto en cuenta, si queremos añadir almidón resistente a nuestra dieta diaria, recomendamos preparar pasta o ensalada de patata.

Una vez más, la naturaleza nos sorprende de una manera muy agradable, con solo saber cocinar o utilizar ciertos alimentos de una forma u otra para obtener beneficios diferentes a los de su estado natural, ¡espero que los disfruten!